Lentes progresivas en Benicarló


Óptica

Lentes progresivas

A partir de los cuarenta años de media, aparece la vista cansada, presbicia. Se hace muy difícil la visión a corta distancia, afectando a labores tan esenciales como, por ejemplo, la lectura. Para corregir ese problema hay varias soluciones:

La más básica que sería la gafa de lectura con lentes monofocales. Esta nos dará una buena visión para cerca pero siempre a una distancia muy determinada, siendo insuficiente e incómoda para otras distancias, como la intermedia y lejana.
Una solución mejor sería la lente bifocal, la de la raya, que nos cubrirá las distancias cercana y lejana pero no la intermedia, que realmente es la que más utilizamos en nuestra vida diaria.

La solución mejor e ideal son las lentes progresivas, ya que estas corrigen a todas las distancias, permitiendo la actividad diaria de forma más cómoda y natural. Con las lentes progresivas tendremos buena visión de cerca, intermedia y lejos.

Pero no todas las lentes progresivas son iguales, hay muchos niveles de calidad y precio. Incluso un mismo fabricante tiene diferentes tipos de progresivos, con diferentes calidades que afectan siempre a la visión, la comodidad y la rapidez de adaptación.

Pensemos que las lentes progresivas de bajo precio no tienen el acabado, calidad óptica ni precisión de las lentes de nivel superior. Pensemos también que hay personas que por su graduación o trabajo habitual necesitan lentes reducidas, filtros o tratamientos que los progresivos sencillos no tienen. Además, un problema común en todos los progresivos es el campo de visión: cuanto mejor es la lente, mayor es la amplitud del campo de visión y menor las distorsiones laterales.

En los últimos años han aparecido en el mercado lentes progresivos económicos de tecnología antigua y que generalmente no alcanzan el grado de satisfacción que el usuario necesita.

En Óptica Benavent trabajamos con progresivos para todas las necesidades de visión y de bolsillo, pero siempre manteniendo un mínimo de calidad. Tenemos lentes progresivas desde 119 € la pareja de lentes hasta los mejores fabricantes actuales que han desarrollado lentes comodísimas, de amplios campos y rápida adaptación.

Nosotros pensamos que el cuidado correcto de la visión pasa siempre por adaptar el mejor y más adecuado producto. Pensamos también que en la labor para ese cuidado no se ha de regatear, ni precio, ni calidad. Por eso siempre aconsejamos la lente que mejor resultado dará. 






Gafas de protección graduadas

Hay una serie de profesiones que por cuestión de seguridad hacen necesario el uso de gafas de protección. Un 7 % de las personas que usan gafas graduadas trabajan en esas profesiones. Para ellos existe la posibilidad de unas gafas de protección graduadas. Estas deben de llevar la certificación de homologación europea, tanto en las monturas como en las lentes, las cuales deberán estar fabricadas con material plástico especial o cristales termoendurecidos. La finalidad de estas gafas es la protección de los ojos ante partículas o sustancias peligrosas, como pueden ser chispas procedentes de la soldadura, muela radial, virutas o astillas de madera, polvo abrasivo o productos químicos, etc.

Así mismo, algunas profesiones requieren el uso de filtros especiales en sus gafas. Un ejemplo de estos filtros son los oscuros que necesitan los soldadores, que además de las chispas protegen de los deslumbramientos. 

La seguridad personal en el trabajo viene determinada en muchas ocasiones por la correcta visión en la actividad que se está realizando. Es necesario hacer uso de las gafas correspondientes para compensar el defecto visual, y estas, en muchas ocasiones no dan la protección segura necesaria o dificultan el uso superpuesto de la gafa de seguridad neutra convencional, por lo tanto, no se protege el ojo de forma conveniente y se corre el riesgo de lesiones serias e irreversibles.

Las normativas europeas de seguridad laboral obligan el uso de las gafas de protección graduadas para los profesionales que así lo requieran. Desgraciadamente, no siempre se cumplen esas normas y no son infrecuentes los accidentes por no llevar la gafa apropiada o simplemente no usarla. Tanto el trabajador como la empresa están obligados al uso de la gafa de protección.

El incumplimiento de la norma conlleva duros expedientes y sanciones económicas.

En Benicarló, en nuestra Óptica Benavent estamos especializados en gafas de protección graduadas. Años de experiencia en ellas y la garantía de los mejores fabricantes nos avalan.